lunes, 17 de noviembre de 2008

PRIMERA PARTE CAPITULO 8

Diario Lector
Capitulo Octavo;

Personajes:
Sancho Panza, quien acompaña al Quijote en su famosa aventura de los molinos.
Don Quijote, quien se enfrenta a los molinos y a se propone liberar a las supuestas damas del carruaje.
Frailes De San Benito, quienes son desafiados por Don Quijote y Sancho Panza.
La señora del coche y dulcinea, (se hace referencia a estas)
Escudero del Coche, Vizcaíno, quien enfrenta a Don Quijote de la Mancha espada a espada en una contienda sanguinaria.
Espectadores, quienes observan la batalla que se desenlaza.

El octavo capítulo hace parte del último de la primera parte de la novela. En este Don Quijote una vez esta acompañado de Sancho Panza, decide salir a explorar una vez más el mundo lleno de aventuras que le esperan. Entre estas futuras aventuras se encuentra una de las más reconocidas y tal vez más significantes en la historia de nuestro caballero andante. Don Quijote y Sancho se acercan a un campo donde hay unos 30 molinos de viento, y don quijote reaccionando rápidamente le dice a Sancho

“Porque vez allí, amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta o pocos más desaforados gigantes, con quien pienso hacer batalla y quitarles a todos las vidas, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer, que ésta es buena guerra, y es de gran servicio de dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra.”

Don Quijote como podemos ver confunde los molinos de viento con grandes gigantes a los cual él dice será la oportunidad perfecta para adinerarse y volverse famoso. Esta cita tiene gran importancia en el libro ya que esta es el prologo a lo que es el evento más importante del Quijote. Este toma su lanza y decide atacar el gigante y en su rocín sale a pique, quien choca contra la pared del molino y sus alas destrozan la lanza y mandan a volar al Rocinante y a su jinete a rodar. Enseguida Sancho anda a buscarlo y una vez está de pie, se van ambos a buscar un lugar donde reposar. Sancho Panza come y bebe vino de su bota mientras que Quijote se desvela pensando en su amaba Dulcinea de Toboso.

Continuando al día siguiente Sancho Panza dice haber dormido placenteramente, mientras que Don Quijote velo toda la noche pensando. Esto demuestra un contraste entre Sancho quien es un hombre simple y sin complicaciones, y nuestro Hidalgo que ya no puede ni dormir por el tormento que su obsesión y locura le causa. Al avanzar el día, el valiente caballero y su escudero topan con una nueva aventura. Se encuentran con dos monjes de San Benito y tras ellos viene una caravana de mozos a mula quienes llevan un coche con alguna persona de importancia que se está movilizando. Don Quijote interpreta esto como el secuestro de una doncella y por lo tanto se prepara para su rescate.

Al fin de cuentas Don Quijote hiere a un mozo con su lanza, Sancho lo desnuda como parte del protocolo para demostrar su victoria, y lo único que consigue es una golpiza. Finalmente Don Quijote tiene un levantamiento de lanzas con un Mozo quien lo desafía y eventualmente combaten hombro a hombro.

“Oh señora de mi alma, Dulcinea, flor de la hermosura, socorred a este vuestro caballero, que por satisfacer a la vuestra mucha bondad en este riguroso trance se halla!”

Expresando así Don Quijote esta oración cuando recibe una herida de su combatiente, y pidiéndole a su doncella que lo ampare. El capitulo termina con una abrupta interrupción que el narrados hace diciendo que el escritor no tenía más que poner dado a la falta de información. Comenta que en la segunda parte habrá otro autor que lo complete, y así deja al lector en shock, con un estilo caballeresco que Cervantes emplea.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Grasias maho